2015/03/16

Kurt Cobain: Las últimas horas de vida del rey del Grunge

1 comentarios
Tras el 21 aniversario de la desaparición del líder de Nirvana Kurt Cobain, se estrenó la pelicula "Montage of Heck" el primer documental autorizado por Courtney Love y Frances Bean Cobain sobre la biografía de Kurt Cobain. Esta película data desde su nacimiento hasta su intento de suicidio en Roma.

Pero ¿que pasó con el últimos mes de vida del líder de Nirvana? Tras su intento de suicido en Roma poco se sabe sobre lo que sucedió, y aunque en la película no se explique en este post intentaré aclararlo con la poca y variada a información que existe.

El jueves 3 de marzo de 1994 Kurt reservó la habitación 541 en el hotel de cinco estrellas Excelsior y compró una docena de rosas rojas y unos pendientes de diamantes de tres quilates además de otras cosas, seguidamente envió a un botones a que le extendieran una receta de Rohypnol, un tranquilizante que ayudaba a contrarrestar los efectos del síndrome de abstinencia de la heroína. Cuando Courtney, Frances, Cali Dewit y la segunda niñera llegaron Kurt y Pat Smear pidieron una botella de champán de la que Kurt, no probó ni un solo trago.

Cuando Kurt y Courtney se quedaron solos tuvieron una fuerte discusión por que Kurt tenía el presentimiento que le estaba siendo infiel con Billy Corgan, de quien siempre había tenido celos. «Prefiero morir antes que pasar por otro divorcio», escribió en su nota de suicido. Courtney tras la disputa se quedó dormida y Kurt se tomó sesenta pastillas del tamaño de una aspirina, sacándolas una a una de su contenedor de plástico y papel de aluminio. Cuando Courtney Love despertó y se dio cuenta lo trasladaron al hospital, tras 20 horas en coma y un lavado de estómago Kurt recuperó un débil pulso, los médicos advirtieron que Kurt podía salir del trance ileso, podía sufrir daños cerebrales o podía morir, cualquier cosa podría suceder.

Última foto de Kurt Cobain vivo
Kurt milagrosamente abandonó el hospital el 8 de marzo y cuatro días después regresó a Seattle junto con Courtney, Frances y Cali Dewit. Al llegar al aeropuerto de Seattle (según Travis Myers, un agente de aduanas) se podía ver a Kurt «con un aspecto horrible».

Apenas nadie se enteró de la verdad de aquel incidente, ni Dylan Carlos su mejor amigo, incluso a sus compañeros de Nirvana Krist Novoselic y Dave Grohl a quienes les hicieron creer que había sido una sobredosis accidental, y es que todos los miembros de la organización habían presenciado a Kurt en una situación similar a causa de la heroína, por lo que no era de extrañar.

Cuando volvió a su casa el batería Dave Grohl le llamó por teléfono y le dijo: 'No quiero que te mueras', Kurt le pidió disculpas diciéndole que se había equivocado, "que había sido un error", comentaría Grohl.

La decepción y el desamor de Kurt en Roma marcó un marcó un antes y un después en su comportamiento. Novoselic se preguntaba si el coma le habría producido realmente lesiones cerebrales. «No escuchaba a nadie -recordaba Krist-. Estaba jodido de verdad.» Dylan Carlson también notó un cambio: «Ya no parecía tan vivo. Antes de aquello tenía más garra; después, parecía monocromático». Comenzaba aquí la espiral de drogas, sobredosis, huidas y suicidio.

Nirvana, llegaría a su fin en la práctica (como banda) hacia la segunda semana de marzo, Kurt canceló la gira de In Utero aplazada por el incidente de Roma, además de la negativa de actuar en el festival de Lollapalooza y de negarse a ensayar con sus compañeros, confirmando lo que Novoselic y Grohl venían sospechando hacía ya tiempo. «El grupo estaba disuelto», recordaba Krist.

La niñera que actualmente cuidaba de Frances junto con Cali Dewit expresó que para esa fecha el matrimonio solo hablaba del testamento de Kurt Cobain.

En su ambiente familiar lo cosa no iba mejor, las continuas disputas con Courtney Love y el incidente de Roma le hicieron plantearse la separación, incluso habló con su abogada para dejar a Courtney Love fuera de su testamento, mientras su drogadicción aumentaba a un ritmo alarmante, estaba llegando a tal punto que sus camellos habituales no querían venderle droga, puesto que en cualquier momento podía morir de sobredosis en el piso de estos. Pero conoció a Caitlin Moore, una traficante de speedballs (mezcla de heroína con cocaína) que dejaba que las estrellas de rock que tenía como clientes se pincharan en su piso, un requisito imprescindible para Kurt, ya que Courtney le había prohibido drogarse en su casa. Kurt abandonó su mansión de un millón ciento treinta mil dólares y se hospedó en moteles de dieciocho dólares la noche situados en la sórdida avenida Aurora. Solía frecuentar el Seattle Inn, el Crest, el Close-In, el A-1 y el Marco Polo (en el cual se registraba como Bill Bailey, el nombre real de Axl Rose cantante de Guns N' Roses) donde siempre pagaba en efectivo y, una vez en la intimidad de su habitación, se drogaba y dormía durante horas.

Motel Marco Polo Avenida Aurora


En la tercera semana de marzo, Kurt era un hombre distinto sumido en un frenesí que no daba muestras de moderación. Las drogas, junto con lo que muchos de su entorno calificaban como una depresión crónica sin diagnosticar, lo sumieron en la locura. Incluso la heroína le había traicionado: según él, ya no le servía ni para mitigar el dolor  crónico de estómago que tenía. Courtney y sus managers decidieron obligarle a someterse a tratamiento.

Krist vio a Kurt por primera vez desde lo de Roma aquella semana en el motel Marco Polo de la avenida Aurora. «Estaba allí tirado, delirando. Fue todo muy raro. De repente, me soltó: "Krist. ¿dónde puedo comprar una moto?". Y yo le dije: "Pero ¿de qué coño hablas? Tú no quieres comprarte una moto. Lo que tienes que hacer es largarte de aquí de una puta vez".» Krist le invitó a irse de vacaciones con él, los dos solos, para hablar de todo con calma, pero Kurt rehusó su invitación. «Apenas hablaba. Se había distanciado de todas sus amistades. No conectaba con nadie.» Kurt anunció que tenía hambre, de modo que Krist se ofreció a comprarle la cena en un restaurante de lujo; Kurt insistió en que quería una hamburguesa de Jack in the Box. Cuando Novoselic le acercó en coche al establecimiento del deseado barrio de U-District. Kurt se quejó de que aquellas hamburguesas eran demasiado grasientas. «Vamos al de Capitol Hill, que allí la comida es mejor», sugirió. Cuando llegaron al de Capitol Hill, Novoselic se dio cuenta de que lo que quería Kurt no eran hamburguesas; simplemente estaba utilizando a su viejo amigo para que le diera una vuelta a fin de conseguir droga. «Su camello andaba por allí. Lo único que quería era acabar jodido en el olvido. No tenía sentido hablar con él, solo quería evadirse. Quería morir, eso era lo que quería hacer.» Los dos hombres empezaron a gritarse y Kurt salió corriendo del coche.

A medida que Kurt se distanciaba de Courtney, fue acercándose cada vez más a su amigo Dylan Carlson que le proveía de drogas y además nunca le sermoneaba para que se enmendara. Un día después de una noche de fiesta con él se despertaron en la mansión de Kurt «Nos acabábamos de levantar y de meternos el primer chute de la mañana cuando de repente bajamos y vimos a ese mar de gente delante de nosotros"». Su primera reacción fue agarrar una papelera de reciclaje y lanzársela a Dylan, pensando que este le había hecho caer en la trampa. Dylan le aseguró que no tenía nada que ver con aquello y le instó a irse de allí. Pero Kurt decidió quedarse y enfrentarse a una sala llena de managers, amigos y compañeros de grupo que habían planeado una terapia sorpresa para que se rehabilitara. Los asistentes fueron: Courtney, Danny Goldberg, John Silva y Janet Billig de Gold Mountain, Mark Kates y Gary Gersh de su sello, Pat Smear de la banda, Cali y el psicólogo David Burr, en un ultimátum todos dejarían de trabajar con él disolviendo Nirvana, su compañía Geffen le denunciaría arruinandolo, Courtney Love se divorciaría de él y no le dejaría ver a Frances. «¿Quién coño sois vosotros para decirme eso?», replicó Kurt Cobain «Courtney está más jodida que yo (por sus problemas con la heroína)» y ciertamente era así, no tuvo fuerzas ni para montarse en su coche una vez finalizó la fallida sesión, por lo que tuvieron que ayudarla. El se retiró a tocar la guitarra en el sótano con Pat Smear, el resto de la noche se la pasó en casa de su camello, despotricando contra la sesión «¿Dónde están mis amigos cuando los necesito? ¿Por qué están contra mí?».

En marzo Kurt acabó con los brazos llenos de costras y abscesos, lo que constituía en sí un riesgo potencial para su salud. Otro espeluznante episodio se vivió con algunos de sus amigos yonkis, cuando partieron la mercancía en un piso, Kurt preparó una jeringuilla negra como el carbón; no le había puesto el agua suficiente para diluirla. Sus compañeros observaron horrorizados cómo empezó a sufrir los efectos de una sobredosis en cuanto se la inyectó. Si moría allí tendrían que vérselas con la policia por lo que le instaron a que se marchara y en vista de que no podía moverse lo sacaron a rastras. Kurt tenía su coche Valiant aparcado en la calle, y lo pusieron en el asiento de atrás. Lo dejaron solo, imaginando que si deseaba morir, querría hacerlo a solas.

Al día siguiente Kurt, otra vez milagrosamente despertó echo polvo en su coche y el martes le prepararon un vuelo para la clínica de desintoxicación en Los Ángeles con el apoyo de Krist Novoselic para llevarlo. Cuando Krist apareció por la casa de Kurt este mostró signos evidentes de no querer ir (sollozos, gritos e insultos) durante el camino al aeropuerto. Krist tuvo que arrastrarlo del cuello y Kurt le dio un puñetazo en la cara a Krist e intentó escapar, seguidamente se enlazaron en un pelea de la cual Kurt logró desasirse de su amigo y echó a correr por la terminal, gritándole «¡Vete a la mierda!» ante la mirada atónita de los pasajeros. En ese momento Krist sabía que no volvería ver a Kurt.

Dylan Carlson


Horas más tarde y algo más sereno pero con mucha resignación accedió a someterse a rehabilitación. Al día siguiente por la tarde, Kurt se acercó en coche a casa de su amigo Dylan Carlson para pedirle un favor: quería comprar un arma «para protegerse y disuadir a los merodeadores». La Remington M-11 del calibre 20 fue el arma elegida, Dylan procedió a comprarla, junto con una caja de cartuchos, pagando en total 308,37 dólares en metálico, una suma que Kurt le dió.


Al día siguiente ingresó en la clínica de desintoxicación de Exodus, y fue tratado por el especialista Nial Stimson «Negaba de plano que tuviera un problema con la heroína y que su mayor temor era que, si perdía el juicio por el vídeo de Heart-Shaped Box (el director Kevin Kerslake alegaba que muchas de las ideas del vídeo debían atribuirse a él) perdería también la casa»». Más tarde Kurt recibió la visita de Jackie Farry (la niñera) y su hija Frances. Kurt jugó con Frances pero Farry lo notó ausente, más tarde le hablaría sobre la pelea con Courtney por no querer tocar en el festival de Lollapalooza. Se despidieron y volvieron a visitarlo el viernes.

El viernes 1 de abril por la mañana Jackie lo encontró sorprendentemente descansado. «Estaba de un buen humor increíble - recordaba Farry- Se le veía demasiado efusivo, poniéndome todo el rato por las nubes y mostrándose de lo más optimista.» Kurt se quedó a solas jugando con Frances y más tarde Farry cogió a la pequeña y le aseguró a Kurt que la vería al día siguiente. Más tarde lo visitaron Pat Smear y Joe «Mama» Nitzburg. Por la tarde Courtney llamó a Kurt. Más tarde Kurt salió por la puerta trasera de Exodus y trepó la tapia de un metro ochenta. Kurt utilizó su tarjeta de crédito para comprar un billete de avión en primera clase para Seattle en el vuelo 788 de Delta. Antes de embarcar llamó al servicio de limusinas de Seattle para que fueran a recogerlo al aeropuerto; Kurt pidió explícitamente que no enviaran una limusina. Intentó hablar con Courtney por teléfono, pero no la encontró, así que le dejó un mensaje diciendo que la había llamado. Kurt se vió sentado justo al lado de Duff McKagan de Guns N' Roses en el avión, a pesar de la hostilidad existente entre Nirvana y Guns N Roses, Kurt pareció alegrarse de ver a Duff. Kurt confesó que había dejado la rehabilitación; Duff le mostró su comprensión, pues él mismo se hallaba en proceso de desintoxicación de heroína. McKagan sospechó que algo pasaba. «El instinto me decía que algo no iba bien. Hablamos de lo que siente uno al volver a casa -recordaba McKagan-. Eso es lo que dijo que estaba haciendo, "volver a casa".» Cuando el avión llegó a Seattle. McKagan hizo amago de preguntar a Kurt si quería que lo llevara a alguna parte, pero cuando se volvió Kurt ya había desaparecido.

Courtney Love le pide a su abogada Rosemary Carroll que encontrara al abogado más vicioso y malvado que pudiese encontrar en separaciones. Courtney también preguntó a Rosemary si el acuerdo prenupcial sería anulado. Kurt también llamó a Rosemary. No había completado su testamento. Le dijo a Rosemary que no quería a Courtney en él por infidelidades.

Kurt llegó a casa a la 1.45 de la madrugada del sábado 2 de abril. Si durmió, no fueron muchas horas; alrededor de las seis de la mañana, al despuntar el alba, Kurt entró en la habitación de Cali y se sentó a los pies de la cama. Jessica (su novia) se despertó, pero Cali no. «Qué hay, chica skinhead», cantó Kurt a Jessica, imitando la letra de una canción punk. «¡Llama a Courtney! -le rogó Jessica-. Tienes que llamar a Courtney: no te encuentra por ninguna parte y está fuera de sí.» Jessica le pasó un papel que había encima de la mesa con un número apuntado y vio cómo Kurt llamaba al Península. La telefonista del hotel le comunicó que Courtney no recibía llamadas. «Soy su marido. Pásemela», exigió Kurt, frustrado colgó. Cali recuperó el conocimiento por un momento y, al ver a Kurt, le dijo que llamara a Courtney y seguidamente volvió a quedarse dormido. Jessica y Kurt permanecieron sentados unos minutos viendo la MTV en silencio. Jessica se quedó dormida con la imagen de Kurt hojeando un ejemplar de la revista Puncture. Kurt pidió un taxi para que lo llevara a la Avenida Aurora, también acudió a comprar un paquete de cartuchos del calibre 20. Courtney Love cancela las tarjetas de Kurt.


El domingo 3 de abril por la tarde lo vieron en el restaurante Cactus cenando con una mujer delgada, posiblemente su camello Caitlin Moore, y un hombre sin identificar. Cuando Kurt acabó de comer, lamió el plato, lo que atrajo la atención de otros clientes. A la hora de pagar la cuenta, la máquina no aceptó la tarjeta de crédito de Kurt. «Pareció traumatizado al enterarse de que le habían denegado la tarjeta -recordaba Ginny Heller, presente en aquel momento en el restaurante-. Entonces trató de extender un cheque, de pie en el mostrador, pero la operación pareció costarle horrores. Aquel domingo Courtney llamó a varios investigadores privados que salían en las Páginas Amarillas de Los Ángeles hasta dar con uno que trabajaba en fin de semana. Tom Grant y su ayudante Ben Klugman.

Invernadero Kurt Cobain
El viernes 8 de abril el electricista Gary Smith llegó al 171 del bulevar Lake Washington «Vi aquel cuerpo tendido en el suelo -relataría posteriormente a un periódico-. Pensé que se trataría de un maniquí. Pero entonces vi que tenía sangre en la oreja derecha. Vi una escopeta cruzada sobre su pecho, apuntándole a la barbilla.» Smith llamó a la policía y después a su empresa. La televisión y el equipo de música estaban encendidos, la televisión con la MTV sintonizada, pero sin sonido, el equipo de música estaba encendido con Automatic for the People de los R.E.M. El líder de Nirvana, el grupo más representativo de los 90, el apareció muerto en el invernadero de su casa con un disparo en la cabeza y una dosis letal de heroína en su cuerpo, Kurt Cobain había muerto el martes 5 de abril de 1994.



En la habitación se encontró una caja de puros con objetos relacionados al consumo de drogas ( en su interior una cuchara para quemar heroína, jeringas, un mechero, algodón, pastillas Actifed Sinus y un tubo de crema Dr. Hauschka’s Rosencreme para la sequedad de la piel de sus brazos). Justo al lado un gorro, unas gafas, dos toallas, tabaco, un puñado de dólares y su documento de identidad. En el macetero una nota de despedida escrita con tinta roja con un bolígrafo clavado en el centro. Delante yacía el cuerpo sin vida de Kurt Cobain de tan solo 27 años.

Podeís descargar todas las fotos haciendo clic aquí.

Parte de lo que acabas de leer se incluye en el interesante documental de la BBC "The Last 48 Hours of Kurt Cobain" que os traigo totalmente subtitulado, dirigido por John Dower y que además contiene algún dato interesante.


Hasta aquí esto es todo lo que se sabe con certeza sobre los últimos días de Kurt Cobain. Pero inmediatamente después de su muerte surgieron todo tipo de especulaciones, incluso apareció una persona que prometió que Courtney Love de ofreció 50.000$ por matar a Kurt Cobain. La última niñera que cuidaba a Frances durante los últimos meses comentó que si no lo habían matado le habían inducido al suicidio, ya que Kurt quería alejarse de Courtney Love. Éstas y otras muchas afirmación dieron lugar al documental Kurt & Courtney (¿Quién mató a Kurt Cobain?), y a diversos libros.

Con esta especulación también se estrenó en 2015 "Soaked in Bleach", un nuevo documental que explora la teoría de la conspiración que asegura que la muerte de Kurt Cobain no fue suicidio. El filme combina recreaciones y dramatizaciones de los eventos ocurridos, además de entrevistas con un investigador privado, policías y amigos del vocalista de Nirvana, quienes mencionaron que la muerte de Cobain fue un asesinato cuidadosamente planeado por Courtney Love, esposa del músico.


En 2015 Courtney Love declaró: "Él era monógamo y yo no tanto. Aun así nunca le fui infiel. Hubo una vez que a punto estuve de serlo. No ocurrió, pero cuando se enteró se sintió terriblemente traicionado”.

Para realizar este artículo las referencias en las que me he basado han sido: Heavier than Heaven de Charles R. Cross (biografía oficial de Kurt Cobain), Kurt & Courtney (¿Quién mató a Kurt Cobain?) de Nick Broomfield, About a Son de Michael Azerrad.

Quizás para Kurt Cobain la mejor libertad fue quitarse los grilletes de la existencia y abrazar el cielo infinito, para nosotros escuchar su inmortal legado musical.

One Response so far